Mariela Castañeda

Cantautora, Oradora y Escritora Cristiana

Este es el día que hizo el Señor

Salmos 118:24 NTV

Este es el día que hizo el Señor; nos gozaremos y alegraremos en él.

Que bueno es vivir un día a la vez sin los recuerdos malos del pasado y sin las preocupaciones del futuro. Siempre debemos vivir en nuestro presente formando nuestro futuro. Debemos gozarnos cada mañana porque Dios nos permite vivir un día mas sobre la tierra, porque es una nueva oportunidad para hacer las cosas correctas y sus misericordias son nuevas cada mañana. Siempre que oro cada mañana recuerdo que a las doce y un minuto a.m. se renovó su misericordia para mi vida. Tengo un nuevo chance para mejorar y para dar un paso más hacia el éxito en mi propósito. Cada día que Dios nos regala, por más que estemos viviendo una circunstancia difícil, es hermoso. Es el día que hizo El Señor, es decir, que ese día es planeado por Dios con detalle, con propósito para que lo disfrutemos y debido a que el lo planifico, es perfecto, y como es perfecto es un motivo más para gozarnos y alegrarnos. Todo lo que Dios hace es bueno, el problema está en que nosotros tenemos una mala perspectiva de las cosas porque nos dejamos cegar por los problemas que vivimos. Al renovar nuestra mente con esta palabra podemos disfrutar de cada segundo, minuto y hora que Dios nos permite vivir en el día. No le podemos permitir a los problemas dirigir nuestros días porque la vida es hermosa. Muchas veces nos levantamos en la mañana, como dicen por allí, con el pie izquierdo pero esos momentos no deben convertirse en el tropiezo de vivir un día hermoso. Necesitamos dejar atrás esos pequeños problemas y aprender a vivir alegres y gozosos el resto del día. Para esto tenemos que someter nuestras emociones y pensamientos llevándolos cautivos a la obediencia a Cristo. El objetivo de satanás es no permitirnos disfrutar lo bonito de la vida porque el vino para robar, matar y destruir pero Jesús vino para darnos vida y vida en abundancia. Hay un coro pentecostal que dice que el gozo que tengo yo, el mundo no me lo dio, y como el mundo no me lo dio no me lo puede quitar. Dios te dio el gozo. El vivir el día a día nos permite tener paz en la tormenta porque sabemos que Dios está en control, pues quien planificó ese día para nosotros fue Él. Vivamos el día a día con paz, gozo, alegría y siempre con la esperanza que aunque no estemos pasando por el mejor momento Dios va a convertir nuestra tristeza en alegría.

Comments

comments

Los comentarios están cerrados.